Twitter e Instagram: @HolaSexologa

viernes, 6 de abril de 2007

Bebé


El aspecto físico de los bebés recién nacidos


Durante los nueve meses de embarazo no es raro que la mujer en ocasiones tenga dudas acerca de si el bebé nacerá bien o si padecerá alguna enfermedad o malformación. De hecho, todas las madres, nada más dar a luz, preguntan ¿Está bien? ¿Lo tiene todo? ¿Está sano?.


Cuando cogen al niño en brazos, cuando le cambian el pañal, cuando le bañan, es normal que los padres observen el aspecto del niño, su color y sus características.
Muchas madres de hoy en día no han visto nunca a bebés recién nacidos, ni tampoco los han tenido en brazos.


Los reflejos de los bebés recién nacidos


Los reflejos son movimientos automáticos (no voluntarios) que se desencadenan por un estímulo.


En los bebés recién nacidos, la mayoría de los movimientos es de tipo automático. Al madurar su sistema nervioso, los bebés adquieren poco a poco el control voluntario de sus músculos y "pierden" u "olvidan" los reflejos.
Se desconoce el origen de estos reflejos, aunque algunos tienen una finalidad de protección de la especie. Los neonatólogos y neurólogos han descrito muchos reflejos. Detectarlos les sirve para calcular de forma indirecta la edad del bebé (o su madurez), especialmente en los prematuros.




Se sujeta al bebé por los brazos tirando un poco de ellos hacia arriba, levantando ligeramente la cabeza de la camilla. Se le suelta bruscamente.


El bebé abre los brazos y las manos y los vuelve a cerrar, como dando un abrazo, al tiempo que empieza a llorar. Este reflejo desaparece hacia los 2 meses.


REFLEJO DE PRENSIÓN


Al tocarle en la palma de la mano con un objeto cualquiera, el bebé cierra los dedos, como para cogerlo. Este reflejo es tan fuerte que, si le ponemos en cada mano uno de nuestros dedos índice, se aferra a ellos tan fuerte que casi se le puede levantar en vilo. Hay que tener cuidado pues esa presión dura solo unos instantes y se suelta. Este reflejo suele desaparecer hacia los 5-6 meses.

REFLEJO DE BÚSQUEDA O DE LOS PUNTOS CARDINALES

Al tocarle suavemente en la piel de la cara, cerca de la boca, el bebé la abre y gira la cabeza hacia el lugar en donde se le ha tocado: si fue en el labio superior, hacia arriba; si fue en la mejilla derecha, hacia ese lado...
Este reflejo es muy útil a la hora de dar de mamar, para que abra la boca y se coja bien al pecho.


REFLEJO DE LA MARCHA AUTOMÁTICA

Se sujeta al bebé por las axilas dejando que apoye las plantas de los pies. Al apoyar una de ellas, flexiona la rodilla y levanta el otro pie, como para dar un paso.
Este reflejo es uno de los que resultan más "graciosos" para los padres. Desaparece a los pocos días de nacer.

REFLEJO TÓNICO-ASIMÉTRICO DEL CUELLO


Cuando el bebé está en reposo, boca arriba, si tiene la cabeza vuelta hacia la derecha, tendrá el brazo derecho extendido y la rodilla izquierda flexionada y viceversa.
Desaparece hacia los 2-3 meses.



Se provoca sujetando al bebé por la cintura, boca abajo, y bajándolo repentinamente. El bebé extenderá los brazos para apoyarse y defenderse.
Este reflejo no se produce en los recién nacidos, sino a partir de los 6-9 meses.
Es muy útil para evitar lesiones en la cara si el bebé se cae cuando empieza a andar.



Al rozar suavemente la piel de la barriga del bebé, si se hace por el lado derecho, se contraen los músculos de ese lado y parece que el ombligo "se mueve" hacia la derecha. (Y al revés)



Al dar un golpecito en algunos tendones musculares, se contraen los músculos correspondientes de forma brusca. El reflejo rotuliano (de la rodilla) es el más conocido, pero puede provocarse en otros muchos lugares del cuerpo.


En los recién nacidos, el movimiento de extensión que desencadenan estos reflejos es muy llamativo. A medida que pasa el tiempo, se hacen más suaves. Pero si continúan siendo contracciones rápidas y fuertes, puede indicar que el bebé tiene algún alteración neurológica.


Los sentidos de los bebés


Hasta hace poco se creía que los bebés no veían hasta que no tenían un mes de vida. Y se consideraba que el resto de los sentidos no se despertaban hasta mucho más tarde.


Investigaciones recientes ponen de manifiesto que la realidad es muy distinta. Ya desde el nacimiento los bebés tiene exquisitamente desarrollados los sentidos. Y están dotado de instintos que serán vitales para su adaptación y supervivencia.


Todas las habilidades del bebé se fortalecen a medida que pasan los días.


Comprobar esto no ha sido fácil, ya que los bebés pasan la mayor parte del día durmiendo. ¡O llorando!. Sin embargo, un 10% de su tiempo lo pasan despiertos y en un estado especial llamado "alerta tranquilo", durante el cual están muy atentos. Ese es el mejor momento para observar al bebé e ir conociéndole.


Primeras horas


En la sala de partos, nada más nacer, al bebé se le practican algunas pruebas para comprobar su tono vital. También en las primeras horas se le vacuna frente a la Hepatitis B, se le hacen las primeras curas del ombligo y se le practica la prueba de detección precoz de enfermedades metabólicas, entre otros.


El Primer mes de vida de los bebés


El primer mes de vida de los bebés recién nacidos significan para ellos una etapa de adaptación a la vida fuera del útero materno.


También para sus padres este periodo exige muchas adaptaciones. Unas son visibles y concretas: adaptar la casa, nuevas actividades... Y otras menos perceptibles y profundas, de índole psicológica. La madre además se está recuperando del embarazo y del parto, e incluso puede sufrir lo que se conoce como depresión postparto. De forma gradual se va aprendiendo a conocer a este nuevo miembro de la familia.


Por todo ello, las primeras semanas de la vida del bebé suponen un estrés importante en la vida de una familia. Existen muchas dudas acerca de lo que es normal o no. Además, las visitas y también los profesionales sanitarios pueden contribuir a la confusión con sus consejos bien intencionados, aunque no siempre acertados.


Los bebés de dos meses


Una vez superado el primer mes, parece que todo se vuelve más fácil. La madre está ya recuperada del parto. Madre y padre son cada vez más capaces de entender a su hijo.


Además, el bebé ya sonríe algunas veces. Comienza una etapa más agradable en la crianza porque esa sonrisa indica:


Que la maduración del bebé es normal.


Que está preparado para una relación social.


Pero aún pueden surgir dudas. Los bebés no son máquinas y cada uno sigue un ritmo de desarrollo. Los padres aprenden también a distinto ritmo a entender a su bebé.


Estas suelen ser las cuestiones más comunes que preocupan a los padres durante el segundo mes de vida de su hijo. Si su bebé tiene más de un mes y no encuentra en esta página una puerta de entrada a sus dudas, consulte los menús del primer y del tercer mes.


Tercer mes


Cada vez es más divertido cuidar al bebé y estar con él. También es evidente que a él le gusta estar en familia y ver a otras personas.


Los padres ya tienen bastante experiencia y seguridad en su cuidado. Ya conocen sus ritmos.


El bebé llora menos y ríe más. Participa con alegría en "conversaciones" con sus padres mediante gorjeos.


4 - 7 meses


Entre los 4 y 7 meses, el bebé madura a un ritmo vertiginoso tanto física como psíquicamente. Su crecimiento sigue siendo rápido (durante el primer año la mayoría de los bebés crece unos 25 cm), aunque parece que gana peso de forma algo más lenta.


Su cuerpo es todavía regordete, con los miembros cortos en relación al tronco y la cabeza grande en proporción al conjunto. Además llama la atención por su expresividad: su rostro, el cuerpo y las manos se mueven con clara intención de comunicarse. Atento siempre a la presencia de personas a su alrededor, les sonríe y llama con gestos o ruiditos.


Pasa largos ratos ensimismado con sus propias habilidades y descubrimientos; en otros momentos se dedica a las "relaciones sociales".


Los aspectos que suelen interesar más a los padres son:


Los cambios en la alimentación: hasta hace poco se introducían nuevos alimentos a partir de los 4 meses. Ahora, la tendencia es a darlos más tarde (después de los 6 meses) y de forma más paulatina, pues la leche contiene todas las proteínas y sustancias necesarias para el crecimiento.
La adquisición de habilidades motrices: empezará a sentarse y a manipular objetos.


El horario del sueño: en este periodo la mitad de los niños duerme ya hasta 15 horas y no se despierta por la noche (el otro 50% sigue despertándose y duerme menos).


Las diferencias entre unos bebés y otros: en el peso, en la vivacidad, en el temperamento, en la velocidad a que aprenden habilidades. Cada niño tiene su ritmo. Lo importante es que al final logre todas las metas de maduración.


Para muchas familias en esta época termina la baja laboral por maternidad, lo que plantea una cuestión importante: ¿quién cuidará del bebé? El retorno de la madre al trabajo significa que el bebé debe ir a una guardería o que hay que contratar a una persona para que lo cuide.


Los bebés de 8 - 12 meses


A partir de los 8 meses el niño va adquiriendo cierta sensación de independencia y sus movimientos son más firmes. Es el momento de instalar las medidas de seguridad oportunas en la vivienda, ya que el bebé gateará con rapidez en este periodo y probablemente dé sus primeros pasos.


El niño aprende a dominar su cuerpo y a expresar emociones, comienza a sentir una especie de ansiedad ante los extraños o ante el abandono de la madre. Comenzará a querer coger todo aquello que esté a su alcance y a jugar con todo lo que conozca. Al final de este periodo sus sentidos estarán tan desarrollados como los de un adulto.


Las diferencias entre niños de la misma edad son enormes. Cada bebé establece su desarrollo propio. Sin embargo, hay un proceso de maduración que se cumple por igual en todos los bebés.


Los padres han de contribuir a que esa maduración se lleve a cabo en óptimas condiciones.


Enfermedades más comunes de los bebés


Existe una serie de molestias que son bastante comunes en los pequeños y que suelen provocar angustia, sobre todo si eres mamá primeriza.


Existe una serie de molestias que son bastante comunes en los pequeños y que suelen provocar angustia, sobre todo si eres mamá primeriza. Conócelas y entérate de como identificarlas...
¿De qué se enferman los bebés con más frecuencia?... esta es una pregunta muy común sobre todo si eres madre primeriza, ya que desconoces los problemas que afectan a los bebés. Pues bien, aquí vamos a tratar de resumir de una manera sencilla cuáles son las molestias que más frecuentemente sufren los bebés.


Al momento de su nacimiento, considerando al bebé sano, es común que tengan síntomas como:


Congestión nasal.- ésta es producida por la contaminación ambiental que lamentablemente sufrimos, y provoca que los pequeños estén mormados y tengan fluido nasal. Sin embargo, habitualmente las molestias tienden a desaparecer en unos cuantos días, tan pronto como el bebé se adapte a nuestro ambiente.


Cólicos.- se consideran dentro de lo normal y suelen ser provocados por trastornos en el horario de alimentación, la ingestión de aire al comer o simplemente por dificultades de digestión que desaparecen alrededor del mes de edad.


Estreñimiento.- este es otro de los problemas más comunes y suele ser provocado por la falta de fuerza en el estómago, que no les permite pujar para vaciar su intestino. Además es frecuente que lo veamos en bebés alimentados con leches en polvo, pero es un síntoma que podemos considerar bueno, pues indica una buena tolerancia al alimento.


Diarrea.- este trastorno intestinal provoca evacuaciones con consistencia pastosa o líquida. Debido a esta situación, las paredes intestinales no absorben los líquidos necesarios para el organismo lo que puede causar una deshidratación, una infección intestinal y/o un estado emocional tenso. Algunas veces, la diarrea se debe al tipo de alimento que ingiere el bebé, por ejemplo, demasiada azúcar en la leche o exceso de jugos de fruta. Es normal que si le das pecho a tu bebé, tenga evacuaciones flojas después de cada alimento, pues la leche materna es el mejor laxante y no amerita tratamiento. Sin embargo, si una vez que el bebé empieza a tomar sólidos observas pequeñas partículas de algún alimento en la materia fecal, esto indica que debes integrar dicho alimento poco a poco a su dieta porque su aparato digestivo aún necesita tiempo para adaptarse a él. Si hay moco en las heces, la causa puede ser que el alimento es muy fuerte o concentrado. En estos casos el pediatra deberá revisar la dieta de tu bebé para balancearla. En algunas ocasiones, la diarrea puede ser un síntoma de otra enfermedad. Si tu bebé tiene dolor de estómago, falta de apetito, presenta vómito, está pálido y/o tiene fiebre, lo más probable es que tenga una infección intestinal. Esto es muy peligroso, especialmente para los más pequeños, ya que si tienen diarrea corren el riesgo de deshidratarse, por lo que es necesario que vigiles cuántas veces evacua tu bebé y la consistencia de las heces para que se lo informes al pediatra. Para prevenir las infecciones intestinales, esteriliza los biberones, los chupones, etc;. Cuando salgan de viaje, no lleves la leche caliente en un termo, sino fría y caliéntala cuando la necesites. Procura preparar siempre los alimentos de tu bebé con la mayor higiene posible.


Vómito.- es la expulsión por la boca del contenido del estómago. Normalmente se presenta después de un malestar general acompañado por náusea. Algunos bebés vomitan fácilmente ante cualquier enfermedad, por excitación nerviosa, tensión o mareo cuando viajan. El vómito por si solo no debe ser motivo de preocupación, pero si se presentara más de dos veces en un día acompañado de diarrea, dolor de estómago o después de un golpe en la cabeza, debes vigilar y mantener a tu bebé en observación y llamar inmediatamente al pediatra.Algunas veces los bebés suelen vomitar con fuerza al terminar de tomarse la leche. Esto puede deberse a una debilidad en los músculos del estómago que no es grave, pero ocasiona que el bebé no se alimente adecuadamente. Si tu pequeño presenta este problema consulta al pediatra quien podrá recetarle algún medicamento o corregirlo mediante una sencilla operación.


Deshidratación.- es la disminución de agua en el organismo debido a una pérdida de líquidos y puede ser sumamente grave. La deshidratación es muy frecuente en pequeños menores de 2 años y debe ser atendida por el pediatra de inmediato, pues puede ocasionar la muerte. La mayoría de las veces la deshidratación se debe a una diarrea aguada, vómito repetido, excesiva sudoración o alguna quemadura muy extensa. También puede presentarse en padecimientos infecciosos severos y agudos como la bronconeumonía, sarampión, la poliomielitis, etc.; aunque en estas enfermedades no hay diarrea, la deshidratación puede ser provocada por el exceso de fiebre. En cualquier caso debes darle a tu bebé suero oral o agua hervida mientras recibe atención médica. Vigila a tu bebé, pues la deshidratación se presenta con los siguientes síntomas: evacuaciones y/o vómitos repetidos, inquietud e irritabilidad, ojos sin brillo y hundidos, fontanela (la llamada mollera) hundida, lengua y boca secas y dificultad para respirar. Para prevenir una posible deshidratación dale suficientes líquidos a tu bebé sobre todo si te encuentras en climas cálidos.


Calentura.- también de presentación frecuente, su significado habitualmente no tiene importancia puesto que es provocada casi siempre por el exceso de ropa que se le pone a los bebés supuestamente para “protegerlos” del frío, pues no, no es necesario que lo cubras tanto ya que de otro modo siempre habrá calenturas. Es preferible prevenir que tener que darles medicamentos para la fiebre.


Pues bien, estas son las enfermedades más comunes de los bebés, pero de persistir los problemas, no olvides consultar al pediatra.


Prima preciosa espero haberte complacido.... si quieres saber otra cosa hazmelo saber... te quieroo


Jenny Marques R.

2 comentarios:

Jenny Marques R. dijo...

Prima bella espero te guste lo que consegui de los bebes para ti, la información es super amplia y extensa pero pues con esto te haces una idea...
espero tus sugerencias
te quiero mucho
Jen

vane dijo...

hola me llamo vanessa, tengo 25 años y un hijo de 3 meses de edad mas que un comentario son dudas que tengo y quiero saber si alguien puede aclarar mis dudas.

cuando mi hijo nacio me dijeron que habia nacido down, pero luego la pediatra nos dijo que solo eran rasgos y que era nesesario practicarle estudios de genetica para saber si tenia declarado el sindrme de down o solo era su monofacia(rasgos)y habia que darle terapias de estimulacion temprana pero mi bebe responde bien a todos sus movimientos, a los pocos dias de nacido o al mes de nacido tenia unas fuerzas tremendas en los pies , manos y cabeza el responde a todo bien cuando le hablo me ve y me sigue con la mirada, esta atento a todo y como un bebe normal cuando platico con el me responde con balbuceos, me puse a investigar algunas caracteristicas de los niños down y lo unico que tiene mi bebe son sus ojos rasgados y el puente de su nariz esta un poco aplanado.

Lo que yo quiero saber es si mi bebe puede llegar a ser un niño normal y si en verdad solo puede tener rasgos que pueden desaparecer con el tiempo.

les agradeceia una respuesta rapida y si me la pueden enviar a mi correo pauvane2819@yahoo.com.mx