Twitter e Instagram: @HolaSexologa

martes, 24 de julio de 2012

Aprieta los dientes, bruxismo


Si en algún momento durmiendo acompañado se consigue a mitad de la noche con un sonido un poco extraño que proviene, posiblemente de la boca, ponga atención, puede salvar la vida de su compañero.

Existe una enfermedad con un nombre un tanto extraño y poco conocido como es el bruxismo. Antes de presentarse entre nosotros con su nombre, su principal característica es lo que protagoniza el diagnóstico: apretar los dientes fuertemente durante la noche hasta hacerlos rechinar. Esto se logra deslizando o frotando los dientes hacia atrás y hacia delante uno sobre el otro.

¿Nada más de leerlo da como grima no? Pues así es, algunos sufren de este padecimiento y ni siquiera lo saben directamente, solo lo descubren una vez que emprenden el peregrinaje por diversos médicos y especialistas para tratar ciertos síntomas derivados del bruxismo, por ejemplo: ansiedad, estrés y tensión; depresión; dolor de oído; trastornos alimentarios; dolor de cabeza; sensibilidad a las cosas calientes, frías o dulces en los dientes; insomnio y dolor o inflamación de la mandíbula.

La causa principal y fundamental es el tan odiado y amado estrés. Ese ciudadano que hoy en día aparece en cuanto guateque, invitado o no, y cada vez que acudes al médico con cualquier dolorcito por una extraña razón termina vinculado con un cuadro de estrés que mínimo requiere tres días de playa, de montaña o de meditación en cuarto oscuro, eso sí, sin señal de ningún tipo de aparato tecnológico de nueva era. Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo más que se pueda.

Para ayudar a aliviar el dolor hay muchas medidas de cuidado personal que se pueden aplicar en casa, como por ejemplo: aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos terapias puede tener un efecto beneficioso. Evitar comer alimentos duros como nueces o dulces. Tomar mucha agua todos los días. Dormir bien. Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar el equilibrio normal de la acción muscular y articular a cada lado de la cabeza. Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden causar dolor a lo largo de la cabeza y la cara. Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día. El objetivo es hacer de la relajación facial un hábito. Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.
Para evitar daño a los dientes, desde el año 1930, se han utilizado aparatos o protectores para la boca (férulas) en el tratamiento del rechinamiento y apretamiento de los dientes. Una férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión que se ejerce cuando se rechinan.
El bruxismo podría complicarse cuando el paciente entra en cuadros de depresión, trastornos alimenticios, insomnio y aumento de los problemas dentales.
Esta situación genera daños familiares tan parecidos y similares a los que ocasionan los ronquidos. Pueden despertar a los compañeros y a usted mismo durante varios períodos nocturnos. Derivado de los síntomas puede ocasionar también fuertes cuadros de insomnio.
Ya ustedes se estarán preguntando, cómo prevenirlo o cómo curarse, pues la respuesta no es otra que la frase tan amada y usada por nuestros adolescentes actuales “bájale dos”. Tienes, a juro, que relajarte, buscar la manera de que el estrés diario quede fuera de la casa o al menos fuera del cuarto al momento de dormir. Si tomas en cuenta que puedes perder los dientes o en el mejor escenario lucirían muy amarillos por el desgaste del roce, y además que el bruximo puede generarte dolores incontrolables de cabeza, de mandíbula o de oído, estás comprendiendo que la cosa es seria ¿verdad?
Te podemos ofrecer algunas recomendaciones que ya conoces, pero pa´eso estamos, pa´repetirlas hasta que se nos graben. 45 minutos antes de dormir aléjate de todos los aparatos electrónicos (tv, celulares, tablets, consolas, etc); toma un té relajante o una manzanilla; come algo ligero al menos una hora antes; date un baño de agua tibia o caliente para relajarte; cierra bien persianas o cortinas, mientras más oscuro y silencioso más fácil será conciliar el sueño; ponte horarios para dormir, en la medida de lo posible, para que el cuerpo entienda su reloj biológico.
Algunas terapias alternativas para drenar serán de gran ayuda. El tai-chi o yoga son perfectos, así como también la meditación o la hipnosis. Eso sí, lo que vayas a intentar o experimentar siempre debe ser de la mano de un especialista, lo ideal es que mejores, no que la cosa se ponga peor.
Hacer ejercicios siempre es una buena alternativa para liberar estrés así que, aunque no tengas nadita de tiempo libre, con poner música en casa y bailar unos 20 minutos cada noche o interdiario, tendrás suficiente, tu cuerpo te lo agradecerá. 
De ahora en adelante, pilas, cualquier síntoma parecido a esto, atácalo a tiempo, así siempre podrás tener una sonrisa radiante. Hasta la próxima. 

1 comentario:

Lis M dijo...

Yo padezco de eso, y me es muy difícil controlarlo en las noches, debo de usar un aparato especial en la boca (como el de la imagen) y ayuda mucho