Twitter e instagram: @GenteSaludable

viernes, 8 de octubre de 2010

¿Qué hacer con los niños ante una situación de desastre?

Kit de primeros auxilios, linterna, llaves a la mano, una muda de ropa “por si acaso”, teléfonos de emergencia en la agenda, documentos personales, etc., etc., pero, ¿sabemos en realidad qué hacer con nuestros niños y niñas en un momento de crisis natural o política? Hoy, les presentamos parte de la ponencia “El niño en situación de desastre”, desarrollada por la doctora Marisa Herrán, profesora auxiliar de pediatría en la Universidad Case Western Reserve, Cleveland, Ohio, Estados Unidos, en el LVI Congreso de Pediatría “Dr. Amadeo Leyba Ferrer” que se realizó del 4 al 10 de octubre en Maracaibo, estado Zulia.

La Dra. Herrán abordó los diversos conflictos de nuestro mundo actual desde el punto de vista de la vulnerabilidad de los niños. “Hoy día los grandes desastres son más frecuentes, todas las semanas ocurre uno en alguna parte del mundo, lo que conlleva a desplazamientos de grandes sectores de la población. Por ejemplo, en 2009 cada día hubo al menos 18 millones de personas desplazadas, la mitad eran niños, y se registraron 36 emergencias humanitarias, cifra que contrasta con las 6 que se originaron en 1983”, resaltó.

Para la Dra. Marisa una situación de desastre es aquella que sobrepasa la capacidad de respuesta interna y requiere de ayuda externa nacional e internacional entre las que figuran tragedias naturales que se originan por cambios climáticos o geográficos, pandemias, construcciones defectuosas y desastres causados por el hombre tales como: terrorismo y guerras que arrojan víctimas civiles.

En su ponencia la doctora Herrán aseguró que en los conflictos bélicos un 65% de los desplazados son mujeres y niños. “Más de 2 millones de niños fallecieron como resultado de estos conflictos en la década de los 90, seis millones resultaron heridos, más de un millón quedó en estado de orfandad y más del 75% de las epidemias se relacionó con estas emergencias” acotó Herrán.

“Los efectos de estas emergencias son además del desplazamiento, la interrupción en el suministro de alimentos, hambruna, destrucción de la infraestructura de salud, deterioro del control gubernamental, trauma físico, enfermedades, muerte, violación de los derechos humanos, estrés psicológico y discapacidad” resaltó la Dra. Marisa quien además dio a conocer que en la actualidad hay miles de desplazados en Sudán y Colombia, 1 millón en el borde Tailandia-Myanmar; se contabilizan más de 250 mil muertes en Haití; 2 millones de afectados en Chile y 20 millones en Pakistán.

En estas situaciones los niños deben tener atención especial ya que sus necesidades son diferentes a las de un adulto “En ellos vemos enfermedades infecciosas, desnutrición, deficiencias de micronutrientes, discapacidades, retraso en el desarrollo y traumas psicológicos severos. Además confrontan problemas de desórdenes de apego, dificultades cognitivas, problemas de relaciones humanas y pobreza. Por otra parte los niños se deshidratan más rápido que los adultos y sus conductas son totalmente diferentes, ya que tienen inmadurez neuro-psicológica y sus respuestas reflejan la presencia y el comportamiento de la familia”, aseveró.

“El estrés en la niñez puede ocasionar efectos a largo plazo, bien sea crónicos o severos. Las situaciones de adversidad elevan el ritmo cardíaco, la presión, los niveles de las hormonas de estrés y alteran el sistema metabólico, la función cardiovascular, la condición inmunológica y la arquitectura del cerebro”, destaca la doctora Herrán, acotando además que todo lo que el niño atraviesa en sus años iniciales puede marcar significativamente su adultez, lo que explica que la mayoría de las enfermedades mentales en los adultos tienen su incubación en la niñez. “A mayor número de eventos traumáticos durante la infancia la prevalencia de enfermedad coronaria, enfermedad crónica pulmonar y cáncer será mayor”, resaltó.

Hizo un llamado a los pediatras a profundizar las acciones para atender oportunamente a los niños en situaciones de desastre en el “antes” con formación y capacitación de docentes y padres, el “durante” con planes de contingencia oportunos y el “después” para hacerle seguimiento a los casos y lograr su exitosa solución.

Síguenos en twitter @gentesaludable, escríbenos a gentesaludableradio@gmail.com y visita nuestra columna ampliada en http://www.jennymarques.blogspot.com/. No olvides sonreír para revitalizar tu vida y alegrarte el día. Hasta la próxima.

No hay comentarios.: